La entrevista de trabajo | Las preguntas de la entrevista de trabajo | Los defectos personales en las entrevistas de trabajo

Los defectos personales en las entrevistas de trabajo

Una de las preguntas más frecuentes y también de las más temidas para las entrevistas de trabajo es la referida a los defectos personales de los candidatos. Parece que a los entrevistadores les encanta hacerlas, por lo que si no te has preparado correctamente este tipo de preguntas, es probable que quedes descartado de un proceso de selección.

La forma más común en la que los entrevistadores realizan este tipo de preguntas es pedir al candidato que enumere (normalmente de 3 a 5) virtudes y defectos personales. Para prepararte debidamente este tipo de preguntas, elabora una lista con al menos 10 virtudes y 10 defectos personales. Así si te piden que les digas alguno más, siempre tendrás alternativas.

Cómo contestar a la pregunta de los defectos personales en una entrevista

La clave para sacar provecho de este tipo de preguntas es utilizar defectos personales de los que puedas sacar algo a tu favor. Es decir, aquellos defectos personales que puedas transformar en algo positivo y que no afecten negativamente al desarrollo de tu trabajo. Deberás adecuar tus respuestas al perfil de empleado que están buscando. Si el puesto vacante requiere trabajar en equipo, no puedes decir que tienes problemas para relacionarte con las personas.

El objetivo principal de las pregunta sobre los defectos personales de un candidato es que el entrevistador sepa la opinión que tienes de ti mismo, además de averiguar tu capacidad de sinceridad y autocrítica.  Se honesto y no mientas. Los profesionales de los procesos de selección están entrenados para detectar mentiras.

Los defectos más utilizados por los candidatos son aquellos que tienen que ver con la organización del trabajo, las horas de dedicación, el perfeccionismo…. pero ten cuidado de lo que dices. Recuerda que buscas sacar provecho de tus respuestas. Puedes optar también por otros más enfocados a la relación con las personas, con los compañeros de trabajo, con tu adaptación al cambio, tu dominio de las nuevas tecnologías….

Toma nota de los siguientes consejos para preparar debidamente esta pregunta:

Pregunta a las personas que más te conocen

Tus familiares, tus amigos y tu pareja pueden ayudarte a elaborar la lista de tus defectos y de tus virtudes personales. Son los que mejor te conocen y quizás te sorprendas de algunas de sus sugerencias y piensa cómo eso que te han dicho puedes convertirlo en algo positivo.

No exageres y aporta soluciones

Evita exagerar tus respuestas ya que no se trata de dejar claro que tienes demasiada confianza en ti, sino de que te conoces a ti mismo y eres capaz de hacer una autocríticia constructiva. No optes por los extremos.

No recites tus respuestas

Si te has preparado las respuestas, cuando oyes al entrevistador decir: “háblame de tus defectos personales”  es probable que te relajes porque sabes qué contestar. Pero cuidado, muchos candidatos caen en el error de recitar sus respuestas y no consiguen dar la impresión de que se trata de algo meditado.