Tipos de emprendedores: potenciar las fortalezas y triunfar

Tipos de emprendimiento

Cada uno de nosotros tiene unas habilidades que le hacen más habilidoso y eficiente en unas tareas u otras. De nosotros depende trabajar estas aptitudes y potenciar, con ello, el crecimiento de nuestro  negocio y llevarlo al éxito.

Y aunque ser emprendedor parece que hoy en día está de moda, no todos los emprendedores son iguales. Cada emprendedor tiene unas características que le hacen único. Así que, detecta cuáles son tus fortalezas y descubre el tipo de emprendedor con el que más te identificas.

Tipos de emprendimiento

Cada persona es un mundo y, por ello, hacer una lista cerrada y exacta de los diferentes ejemplos de emprendedores que podemos encontrar, es complicado. No obstante, en función de unos determinados patrones de comportamiento y aptitudes profesionales, podemos hacer una generalización.

Tipos de emprendimiento

baranq // Shutterstock

Si bien es cierto que existen ciertas peculiaridades que caracterizan a los emprendedores de éxito, entre las que podemos encontrar la gran capacidad para asumir riesgos, la tolerancia o la pasión y perseverancia por lograr su sueño, siempre existe algún elemento más que define de manera más concreta a los emprendedores.

Así, podemos encontrar los siguientes tipos de emprendedores:

Emprendedor oportunista

Esta clase de emprendedor se caracteriza porque no entra en el mundo de los negocios precisamente porque lo necesite, sino porque ve una oportunidad clara de negocio que le empuja a empezar un proyecto empresarial

Detecta a un grupo de consumidores que tiene una necesidad y, sin embargo, no existe por el momento ninguna compañía que la satisfaga. Por tanto, este emprendedor oportunista está dispuesto a asumir el riesgo y apostar por su idea, aún sin saber si va a ser fructífera o no. Una gran ventaja de este tipo de negocios es que, por regla general, no tienen mucha competencia.

Emprendedor especialista

Un tipo de emprendedor que cuenta con gran experiencia en un sector concreto y que, entra en la industria con el objetivo de permanecer en ella por largo tiempo. No se trata de una idea loca y descabellada que le surja de un día para otro desde luego.

La pega, quizá, es que normalmente estos emprendedores compiten en un mercado altamente competitivo, donde la oferta, ya sea de productos o servicios, es bastante elevada. Un ejemplo sería el caso de los diseñadores gráficos o los abogados autónomos.

Tipos de emprendimiento

Rawpixel.com // Shutterstock

Emprendedor social

Otro de los ejemplos de emprendedores que existen es el emprendedor social. Son aquéllos que realmente inician un negocio ya no tanto por obtener grandes beneficios, rentabilidad y éxito, sino para ayudar a otras personas. Su pasión son las causas sociales y, ello no quita que, caso de gestionar bien el proyecto, puedan conectar éstas con una actividad comercial y potenciar el crecimiento de forma solidaria de su empresa.

Emprendedor innovador

Esta clase de emprendedor emprende un negocio pero de manera tal que implementa alguna mejora o novedad. Es decir, no se queda estancado en lo que ya existe, sino que va un poco más allá. El emprendedor innovador busca ofrecer algo diferente a sus clientes, algo a lo que no están acostumbrados. Porque, al contrario de lo que muchos creen, ser emprendedor no implica ser innovador. Un emprendedor innovador, por ejemplo, convertirá un negocio tradicional como el de la pastelería en algo disruptivo, pudiendo implementar la tecnología y crear una aplicación móvil, por ejemplo, que te permita personalizar el pastel que encargues. ¿Mejora o no la experiencia de usuario?

Tipos de emprendimiento

LOFTFLOW // Shutterstock

 

Como emprendedor, debes trabajar al máximo todas tus fortalezas. Y, respecto a tus puntos más débiles, trata de rodearte con otros emprendedores en espacios coworking, para obtener sinergias, conocimientos y contactos. Debemos aprovecharnos de los diferentes tipos de emprendedores que existen para poder trabajar conjuntamente y diseñar proyectos únicos.